Historias de la clínica - La clínica - Home - Virgen Blanca
Loading

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de privacidad y cookies .

LEVANTARSE, PELEAR Y VALENTÍA

Mi nombre es MITXEL LOLO y ésta es mi historia como paciente de hemodiálisis en la Clínica IMQ Virgen Blanca. Todo empezó en mayo del 2009. Me diagnosticaron de un tumor de colon ascendente y una insuficiencia renal crónica. Tenía 42 años .

Para mí y para mi familia fue como un mal sueño, pero hoy puedo decir, que a pesar de ser una experiencia dura, ha sido una prueba de superación para mí .Veía a mi familia rota ,tanta enfermedad seguida y momentos tan difíciles. Para mí, qué voy a decir, me quedé paralizado y ver a mi familia así ,no podía con ello . Entonces fue cuando me di cuenta de que había que levantarse y luchar, por mí primero y luego por ellos .

En Junio me operaron de cáncer de colon y salió todo muy bien. Pero tras la cirugía, debía de someterme a las respectivas sesiones de quimioterapia. Eran cada 21 días hasta 6 sesiones. Sólo pudieron darme 5 sesiones porque con la insuficiencia renal crónica no aguantaban mis riñones para más sesiones de quimioterapia.

Me dejaron descansar un tiempo y me informaron que tendría que acudir a diálisis, y ponerme una fístula en el brazo ... Todo me sonaba extraño, no sabía ni qué era la diálisis ni qué era una fístula para la diálisis. Me dijeron que esperara a la llamada de Nefrología desde la Clínica IMQ Virgen Blanca para iniciar el tratamiento.

Durante ese intervalo de tiempo reflexioné, miraba a mi familia y decidí que debía de intentar volver a ser, la persona que siempre había sido, sacar fuerzas de dentro y pasar del rol de “enfermo” a “animador” de toda la familia y amigos, siempre sonriendo aunque, la realidad, es que tienes momentos de soledad muy duros pero...delante de ellos nunca .

Siempre he sido el bromista de la casa ,el alegre ...y por eso todos sufrían más si me veían “bajito” y sin ese espíritu alegre. Entonces empezó mi lucha, saqué fuerzas que no sabía ni que tenía y empezó la historia de voy a superar esto Sí o sí. No lo sabía entonces, pero es increíble , una persona luchadora lo es todo ,y eso aprendí a lo largo de todos estos años de tratamiento. Al cabo de unas semanas me llamaron del Servicio de Nefrología de la Clínica IMQ Virgen Blanca. La Dra. Iribar y el Dr. Román me informaron del proceso que iba a seguir, de la alimentación, el peso al llegar a la diálisis ,los líquidos, la medicación, el ejercicio físico…. y los días que tendría que acudir (en mi caso lunes ,miércoles y viernes). Y es aquí, donde se inicia otro hito o cambio en tu vida “normal”, ahora tienes que adaptarte a la de un paciente en hemodiálisis.

Hay que estar atento a lo que comes, a lo que bebes…. a no pasarte (¡luego arrastras kilos de más toda la semana !) , pero ante todo … tranquilidad y ser responsable de lo que puedes y no debes hacer, y sobre todo seguir los consejos de los médicos, y también….. ¡animarse a uno mismo! No escondo que el primer mes es duro, es algo nuevo para ti, e implica cambios, en la alimentación y en el día a día… yo sabía que había que luchar, no bajar la cabeza, ni mirar hacia atrás, sino siempre… ¡ adelante!. Y no estás solo, porque una grata sorpresa que tuve, fue el gran equipo de profesionales con el que me encontré : médicos, supervisora, las enfermeras… cómo te cuidan, te animan y te dan todo tipo de explicaciones o de información cuando la necesitas.

Te hacen la vida mucho más fácil, a ti y al resto de pacientes, tus compañeros. Hay un trato humano magnífico y siempre con una atención exquisita sobre cada uno de los pacientes, y eso hace todo más llevadero. Construyes una nueva familia. Celebras que el hijo de Juan ha conseguido sacar un aprobado en mate (1) o el berrinche del hijo de María (1) que perdió el domingo 3-10 en el partido de fútbol ; o cómo han celebrado el cumpleaños de Ignacio (1) …. La verdad que haces amigos.

Hoy, aún habiendo finalizado el tratamiento, sigo manteniendo relación con muchos de ellos y sigo subiendo a la Clínica, a saludar a todo el equipo. Es tu otra familia. Ah! Y que no se me olvide mencionar los croissants de la Diálisis! ¡qué maravilla! ¡los mejores! Nunca he disfrutado ni disfrutaré tanto de semejantes manjares. Durante 5 años y medio, he compartido parte de mi vida con todos ellos. Cuando no veía en el sillón a alguno de ellos, siempre tenía el temor de que le hubiera pasado algo. Pero en muchas ocasiones las ausencias estaban muy bien justificadas, porque les habían llamado para hacerles un trasplante. Y ….me alegraba tanto! Ahí no pensaba que no me habían llamado a mí, solo pensaba en que mi compañero, por fin, podría tener otra oportunidad.

Cada vez que llamaban a compañeros para el trasplante, lo sentía como si me llamaran a mí, me emocionaba de alegría ,porque les coges cariño y te olvidas que tu también estás esperando un trasplante y te pones feliz por ellos . Compartía su felicidad, en lo más profundo de mi corazón.

Durante esos años, no me privé de vacaciones. No iba a redimirme a la enfermedad y quedarme atado a la máquina. A través de los médicos de la Clínica Virgen Blanca y la Asociación de Enfermos Renales, ALCER, gestionaba mis viajes con antelación para poderme dializar en los hospitales adscritos donde iba a pasar mis vacaciones. Y con Diálisis y todo… disfrutaba del verano con la familia y amigos.

A mí también me llegó la llamada. Tras 5 años de Diálisis me incorporaron a la Lista de Trasplantes, para mí fue un paso importantísimo. Un paso más en mi vida. Iba recuperando todo aquello que soñé. Y en mayo, 5 años y medio de haber empezado con la Diálisis, me llamaron para ir a realizarme un trasplante de riñón. Fue una recompensa a mi lucha sin descanso que es la lucha que tiene que hacer cada paciente de hemodiálisis... Nunca rendirse !!!

A día de hoy, en noviembre del 2016, hace año y medio del trasplante....el cambio de vida es radical pero siempre conservando el criterio de la prudencia y la tranquilidad . Puedes hacer una vida completamente normal ...cuidándote ,tomando la medicación bien ,sin hacer excesos y siempre siguiendo los consejos de los médicos . Por último quiero lanzar a través de este escrito un mensaje de confianza a los pacientes que vayan a hemodiálisis de la Virgen Blanca, porque allí van a encontrar un grupo humano de profesionales magníficos y van a estar atendidos con un cariño especial. Os mando, a todos los compañeros que estén y que vayan a hemodiálisis de la Virgen Blanca.... , solo 3 palabras: Adelante, nunca rendirse !!

Mitxel.

(1)nombres ficticios