El origen - Referente Sanitario - La clínica - Home - Virgen Blanca
Loading

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de privacidad y cookies .

  • La Clínica IMQ Virgen Blanca representa la evolución natural de la Sociedad Clínica Virgen Blanca, que inició su actividad en el año 1969 como continuación de la constitución de dicha sociedad bajo el acuerdo de veinticinco miembros fundamentalmente de la medicina en 1965.

    El proyecto de su construcción se lleva a cabo bajo la dirección del arquitecto D. Pascual Perea, y en un primer momento la clínica dispone de siete plantas y una bajo techado con 151 camas, cuatro quirófanos con sus servicios anexos y salas de radiología y laboratorio, además de las salas de partos y nidos.

  • A lo largo de los años 80 se emprende con un gran esfuerzo financiero la adaptación de las habitaciones dotándolas de las necesidades que la evolución de mercado demandaba, mientras que es a mediados de los años noventa cuando la evolución de la medicina y las técnicas de diagnóstico y quirúrgicas obligan a una nueva adaptación de la estructura de la clínica con la incorporación de técnicas quirúrgicas, médicas y tratamientos; obligando a incorporar equipamiento y alta tecnología, ofreciendo una medicina adaptada a los tiempos, moderna y de calidad.

    Este proceso de modernización alcanzaría su maduración en el año 2008, cuando la clínica Virgen Blanca se consolida como centro pionero a nivel nacional en sanidad privada con la implantación de la cirugía robótica “ Da Vinci”.

  • Si bien IMQ entró en el accionariado de la clínica con anterioridad, disponiendo ya en 2001 de la participación mayoritaria, no es hasta 2011  cuando se lleva a cabo la fusión de la Virgen Blanca con la Clínica Vicente San Sebastián, perteneciente al grupo IMQ.

    Desde ese momento se inicia una andadura conjunta que desemboca en la integración de los  dos centros sanitarios y su reestructuración como IMQ Zorrotzaurre e IMQ Virgen Blanca.

  • La Clínica IMQ Virgen Blanca complementa la labor que viene desarrollando la Clínica IMQ Zorrotzaurre para, de forma conjunta, converger hacia un mismo proyecto asistencial y reforzar la excelencia en la calidad y servicio que IMQ quiere ofrecer a sus clientes.

    Este edificio, actualmente reestructurado como Instituto Quirúrgico Traumatológico, se presenta como ejemplo de la evolución integral en la que toda la organización está inmersa y que seguirá desarrollando para dar respuesta a las necesidades de todos los agentes sociales implicados: pacientes, profesionales y sociedad.