<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1302467143154317&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
  • es
Contactar

Apoyo a los cuidados en el hogar a través de las nuevas tecnologías

Residencia de ancianos. Residencia para mayores y tercera edad en Bilbao Bizkaia y Vitoria Gasteiz Araba

Ayudado por las nuevas tecnologías, ‘IgurTEK, acompañamiento en el hogar’, traslada a los domicilios el conocimiento, control y vigilancia de los profesionales sociosanitarios


Eneritz Elgezua
Directora 
Centros de Día IMQ Igurco

La celebración del Adinberri Silver Forum el 8 y 9 de noviembre en Donostia ha servido de marco para la presentación en sociedad del nuevo servicio ‘IgurTEK, acompañamiento en el hogar’. Este servicio de IMQ Igurco tiene como objetivo facilitar la permanencia de las personas mayores en su entorno sociofamiliar el mayor tiempo posible y con la máxima autonomía funcional y calidad de vida, dando, a su vez, a la persona cuidadora conocimientos profesionales para llevar a cabo su labor. Todo ello, a través de una plataforma tecnológica propia, multifuncional, que permite la atención remota y el apoyo a los cuidados en el hogar.

El servicio está dirigido a personas cuidadoras de personas mayores en situación de fragilidad, ofreciendo un servicio de apoyo en la identificación de capacidades, riesgos y necesidades de cuidados y la realización de diferentes actividades conforme a un plan de cuidados. Cada caso cuenta con una persona gestora propia, profesional de referencia de IMQ Igurco para la persona mayor y la persona cuidadora, durante todo el proceso. IgurTEK se compone de varias etapas o fases. De manera detallada, son:

Valoración y evaluación

Primero, se realiza una valoración integral en la que una persona del entorno familiar o allegada responde, en menos de 20 minutos, a un cuestionario sencillo, a través de internet. Este cuestionario recoge información de cinco áreas relacionadas con la persona en situación de dependencia y la persona cuidadora: área funcional, social, clínica, psicológica y de sobrecarga de la persona cuidadora.

Una vez que la plataforma ha recabado los datos, los analiza a través de algoritmos validados por los profesionales de IMQ Igurco, identificando capacidades, síndromes, necesidades y riesgos definidos en base a las recomendaciones de las sociedades científicas. Toda esta información se plasma en un informe de resultados en formato ‘PDF’ para la persona cuidadora, documento en el que también se incluye una propuesta de intervenciones a realizar en cada área.

Plan de cuidados

Del análisis de los resultados, la propia plataforma genera un plan de cuidados individualizado en el que se proponen los objetivos y las acciones para el cuidado de la persona mayor; todo ello, de una manera gráfica y calendarizada, por horas, días, semanas y meses. La persona que actúa como profesional de referencia de IMQ Igurco revisa y valida con la persona cuidadora el plan de cuidados, haciendo las modificaciones que sean convenientes, personalizándolas y adaptándolas a la realidad de cada hogar.

Intervenciones

El plan de cuidados personalizado recoge intervenciones tanto para la persona cuidada como para la persona cuidadora. Estas intervenciones tienen como base los diagnósticos realizados en las fases previas y se concretan en acciones de diversos tipos, que cuentan con una descripción detallada. Para llevar a cabo estas acciones, la persona cuidadora se puede valer de material de apoyo en la plataforma, como una agenda con recordatorios, así como fotos y vídeos en los que se explican de manera visual acciones como ejercicios, formaciones, recomendaciones, consejos, etc.

Seguimiento y control

La persona cuidadora tiene a su disposición varios servicios de apoyo, como asesoramiento sobre servicios y ayudas disponibles para la atención de personas mayores en situación de dependencia, recomendaciones para optimizar los cuidados, formaciones breves multidisciplinares, etcétera. Por último, desde IgurTEK se realiza un seguimiento con valoraciones periódicas del estado de la persona mayor y la persona cuidadora, y un control de la evolución de los cuidados, con el fin de hacer los ajustes necesarios en el plan previo.